El aparador

Alejandro caminaba un día con su novia por el centro comercial. Era una tarde como muchas otras, sin nada especialmente memorable hasta el momento. Habían comprado boletos para el cine, pero la función no empezaría hasta dentro de un par de horas, así que disponían de algo de tiempo que matar mientras tanto.

Se dirigieron a la heladería y su novia tuvo antojo de un mantecado de vainilla con rompope. Él, por su parte, no se sentía especialmente atraído por ningún sabor de la amplia gama del negocio, así que optó por lo básico y compró una paleta helada de limón. Se sentía un poco desganado y tenía más voluntad de irse a casa a dormir que de pasar dos horas y media mirando una película de un superhéroe del que no conocía nada, pero que Aline, su novia, ansiaba ver desde que supo que se estrenaría.

Decidieron caminar por la plaza mientras degustaban sus respectivos entremeses, a sabiendas de que no podrían entrar a ningún local mientras no se los terminaran. Fue en ese momento que algo completamente inesperado sucedió: al pasar frente a un aparador de una tienda de ropa femenina, los ojos de Alejandro se posaron sobre una hermosa y mágica prenda. En ese instante pareció que el tiempo hubiera comenzado a avanzar en cámara lenta y todo a su alrededor se tornó oscuro. La única luz presente en su campo de visión reposaba sobre una minifalda satinada en color magenta. Las voces que lo rodeaban parecían haberse atenuado mientras sus ojos eran incapaces de posarse en otro punto fuera de esa falda.

Algo en su interior se activó, como si un interruptor se hubiera movido a la posición de encendido y sintió unas irrefrenables ganas de ponerse esa falda. Por su mente desfilaban imágenes suyas caminando con la prenda. Se imaginó la sensación que esa fina y delgada tela le haría sentir al contacto con su piel. Percibió cómo el atuendo se estiraba con cada paso que daba. Había escuchado y leído historias sobre cómo algunas personas, durante momentos de inconciencia, percibían su propia persona como si la estuvieran viendo desde un punto de vista externo; gente que parecía salir de su propio cuerpo y mirarlo dormido y en ese momento él experimentó algo parecido. La diferencia era que él no observaba su propio ser ahí parado mirando el aparador, sino que lo veía portando la falda y caminando con toda naturalidad alrededor de la plaza.

 No era exactamente su imagen, sino que se trataba de una chica. Tenía el cabello largo, ondulado y sedoso. Lo llevaba recogido en una coleta alta y larga. Los párpados se los había maquillado con sombra que combinaba con el tono de la falda y lucía una blusa blanca sin mangas. Los pies estaban calzados con unas sandalias de tacón también blancas y caminaba en ellas con tanta suficiencia y confianza que parecía que había aprendido a caminar con ellas puestas. No obstante, Alejandro sabía que esa mujer era él mismo, como si se hubiera abierto un portal a un universo paralelo en el que él era esa mujer. La sangre comenzó a agruparse en su zona genital y le causó una erección, supuso que por contemplarse a sí mismo como una mujer atractiva y sensual.

Poco a poco su alrededor se fue llenando de luz y las voces y ruidos ambientales fueron recobrando su intensidad habitual. De pronto, escuchó la voz de su novia, que seguía contándole la historia y hazañas del superhéroe cuya película estaban a punto de ver. Le había parecido que esa extraña experiencia había durado un par de minutos, y se sorprendió al comprender que tan solo habían pasado algunos segundos en el mundo real. No dijo nada y continuó escuchando el relato de Aline. Siguieron recorriendo algunas tiendas, pero la imagen de esa falda estaba grabada a fuego en su subconsciente. El resto de la velada transcurrió con normalidad. Al terminar la película, Alejandro llevó a Aline a su casa y se despidieron. Sin embargo, en lugar de dirigirse a su propio apartamento, regresó a la plaza a comprar esa prenda mágica.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s