Ventajas de tener un marido travesti

El siguiente post es una traducción de un artículo publicado en MyCrossdressing.com. Créditos a la autora del artículo original.

¿Cuáles son los aspectos positivos del travestismo? ¿Acaso hay alguno? ¡Por supuesto que sí! Soy capaz de detectar varias cosas que creo que ayudan a mi esposa. Si fuera un varón alfa típico, mi pareja probablemente podría olvidarse de ellas.

Labores domésticas.

Creo que hay solo un puñado de personas que disfrutan planchar, limpiar o aspirar. Además, cocinar puede ser un tormento para mucha gente. Afortunadamente, no para mí. Una buena manera de disfrutar estas actividades es asociarlas con algo agradable. Hay quienes escuchan música. En mi caso, lo agradable es usar un vestido. En el pasado, cuando vivía sola, ponerme vestido significaba principalmente sentarme frente a la computadora. Todavía no tenía el valor de salir a la calle y no me reunía con amigos estando en modo femenino, así que pensé ¿por qué no combinar las labores del hogar con la feminofilia? De esa manera al menos estaría motivada a caminar por la casa trayendo falda o zapatos de tacón. Y se me hizo un hábito. Limpiar y planchar es más agradable, en mi caso, con vestido. Y, además, algunas veces puedo ponerme un vestido negro corto y un mandil blanco e imaginar ser una sirvienta…

Ropa y cosméticos compartidos.

Cuando me di cuenta de que mi pareja calzaba de un número similar al mío, quedé anonadada. Significaba que podía tomar prestados sus zapatos sin problemas. Afortunadamente, tengo un pie pequeño para ser varón, pero del tamaño promedio de una mujer. Otras de mis medidas son también muy similares a las de mi esposa, así que, como resultado de ello, no solo intercambiamos zapatos, sino también pantalones y faldas. Con los vestidos y las blusas no es tan simple debido a que mis hombros son algo más anchos, pero sí tenemos un vestido rojo que ambas usamos. Es una sensación increíble cuando mi esposa se pone algo que es mío y se le ve fenomenal, y de esta manera ella tiene muchas más opciones en su guardarropa. Yo no puedo quejarme tampoco. Con los cosméticos ocurre lo mismo; a veces, mi esposa utiliza mi lápiz labial, y otras, yo uso su delineador de ojos. No poseo demasiados productos de higiene orientados hacia los varones. No necesito de los que son “para hombre” o “3 en 1”. Compartimos el shampoo y el gel de baño. Prefiero las esencias más florales de las cremas y jabones femeninos. De ese modo ahorramos espacio en la ducha y tenemos una selección más amplia de maquillaje y accesorios.

Consejos de moda.

Me parece que solo un puñado de varones pueden aconsejar a sus parejas cuando van de compras, especialmente de ropa. No es el caso con nosotras las travestis. En nuestra relación, yo soy quien tiene más tendencia a ir de compras. A mi esposa no le agrada mucho la idea de dar la vuelta por las tiendas y buscar algo que le quede. Usualmente esta ropa es desafortunadamente artificial, así que nos desanimamos de manera rápida. Pero, una vez que encontramos el lugar correcto, siempre me muestro encantada de ayudarla a escoger sus atuendos. Sugiero lo que se le ve bien y busco otras cosas lindas. Ya no me causa pena buscar entre la ropa de mujer en las tiendas, y a veces encuentro cosas interesantes para mí también. Hace algún tiempo nos compramos playeras y blusas idénticas, ¡metas de pareja! No obstante, siempre tengo algunas limitantes en lo profundo de mi cabeza, como no gastar demasiado dinero. Si pudiera permitírmelo, compraría ropa en abundancia, tanto para mí como para mi esposa. Pero sé que la adicción a ir de compras no es buena para nosotros ni para el medio ambiente, así que trato de ponerme límites.

Gratitud/amor.

Esto es algo difícil de poner en palabras. El momento en que mi esposa (en ese entonces aún era mi novia) aceptó mi otro ser fue uno de los mejores de mi vida. Nunca imaginé que alguien pudiera aceptarlo de tan buena manera. Había leído gran cantidad de historias negativas en Internet, pero, en cada mensaje que otras chicas travestis me enviaban, me di cuenta de que había muchas mujeres que aceptaban la feminofilia y que apoyaban a sus esposos. No puedo describir lo agradecida que estoy con mi esposa por aceptarme y apoyarme. Mi amor por ella es inmenso y es mi deseo darle tanto amor como me sea posible. Por supuesto, no solamente porque me permite ser yo misma, sino porque tiene otras mil cosas buenas, pero la aceptación de mi otro ser es increíble.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s