Diversidad

Cada que llega junio comenzamos a ser bombardeados en todos los medios con esta palabra. Diversidad. Pero ¿qué significa realmente? Una definición oficial, dada por la RAE es la siguiente:

  1. f. Variedad, desemejanza, diferencia.
  2. f. Abundancia, gran cantidad de varias cosas distintas.

Sí, creo que todos estamos familiarizados con estos conceptos y somos capaces de entender perfectamente a lo que se refieren. Mi pregunta va encaminada a qué significa la diversidad en un contexto social.

Ninguna persona es igual a otra, así que desde ahí es evidente que, al existir una sociedad, todos sus miembros tendrán características únicas. A la larga, conforme dicha sociedad va mutando a través del tiempo, algunos de sus individuos con características, pensamientos, puntos de vista, o actitudes similares y afines (mas no iguales) se irán agrupando en subconjuntos que abracen y celebren esas similitudes, quizás entrando en conflictos con otros grupos que tengan los rasgos opuestos; dependiendo de cuál de los dos sea el más numeroso o poderoso, acabará este por imponer los estándares de esa hipotética sociedad, reprimiendo de alguna manera la diversidad inicial. ¿Les suena familiar?

No obstante, es imperante que existan diferencias entre los grupos y entre los individuos, pues ello fomenta aspectos positivos como la originalidad, la creatividad y la innovación. Debido a esto resulta necesario fomentar y apoyar la diversidad, pues es algo que se torna en un agente indispensable para el crecimiento y prosperidad de un grupo social. Es por eso que aplaudo esta iniciativa a nivel global por celebrar este aspecto de nuestra cultura. No obstante, no me agrada en absoluto en lo que se ha transformado, pues ha sido secuestrada por las empresas para subirse a un tren del que solo esperan obtener beneficios económicos. Durante junio vemos cómo las marcas transforman sus logos pintándolos con los colores que representan dicha diversidad, queriendo vender una imagen acorde con lo que se conmemora, mientras en sus entrañas continúan tolerando e incluso fomentando actitudes y prácticas homofóbicas, transfóbicas o machistas.

Ni qué decir acerca de la discriminación que se vive muchas veces dentro de los mismos colectivos que luchan día con día por el respeto y reconocimiento de sus derechos. ¿Cuántas de nosotras hemos sido blanco de comentarios ofensivos por parte de mujeres trans? Y ojo, no estoy generalizando ni diciendo que todas las mujeres trans nos han discriminado. En absoluto. Tengo amigas trans con las que me llevo de maravilla, pero sí que existen algunas otras que tratan de menospreciar mi travestismo, alegando que de seguro soy una transexual de clóset, o que me falta valor para dar el paso que ellas sí se atrevieron a dar, que lo único que me detiene son los privilegios de ser hombre en esta sociedad, y un muy amplio etcétera, olvidándose por completo de eso que tanto dicen celebrar y que es el tema central de este escrito: la diversidad.

El caso mío no es el de todas las demás. Mi sentir difiere mucho del de mis semejantes, así como mi entorno, mis circunstancias y mis decisiones. Un travesti no es menos valiente que una mujer trans, simplemente somos diferentes. Así que seamos tantito coherentes y no juzguemos a otras personas bajo el cristal de los contextos personales, pues todos y todas tenemos diferentes escenarios. ¿No sería más provechoso utilizar este mes para reflexionar en lo que podemos hacer para ser más incluyentes en lugar de esperar que llegue el desfile para recorrer las calles en completa desnudez buscando solo llamar la atención? Busquemos ser incluyentes 365 días al año en lugar de solo 30.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s