¿Somos especiales?

Hace un momento leía en Facebook una publicación de una feminófila en la que decía que su vida era prácticamente normal, exceptuando, por supuesto, su afición por vestirse de mujer.

Es claro que, para el ciudadano promedio, aquel que no tiene un conocimiento específico de lo que es la feminofilia, la palabra travesti le evoca una imagen negativa, grotesca quizás. Esta imagen es producto de la desinformación y el mal uso que históricamente se le ha dado a dicho vocablo, que se utiliza para designar genéricamente a quienes se prostituyen mientras portan vestimentas femeninas.

Pero no todos los travestis deseamos prostituirnos. Muchos somos felices simplemente vistiéndonos en la intimidad de nuestra habitación, alejados de las miradas morbosas, con nuestros espejos y cámaras fotográficas como únicos testigos de nuestra transformación. Lejos de esa imagen que se forma en las mentes de los que desconocen el verdadero significado, en donde tal vez nos caracterizan como un ser lascivo, ávido de sexo, pervertido, inestable mental, maniático e incluso depresivo, el feminófilo estándar no posee alguna característica especial. Somos, en cierto sentido, bastante aburridos.

Es muy probable que, incluso, podamos llegar a decepcionar a alguien que desee conocernos sin saber de nosotros nada más que nuestra afición por transformarnos en mujeres. No tenemos nada de especial. Espero que esto no se malentienda. ¡Claro que somos especiales! Nuestra feminofilia nos hace ser únicos. A lo que me refiero es a que nuestro aspecto no delata para nada nuestra condición. No damos indicios de ser diferentes al varón promedio.

Nuestras vidas cotidianas no tienen mucho de extraordinario. Vamos a trabajar, tenemos pareja, practicamos deportes con nuestros amigos, jugamos videojuegos, escuchamos música, nos gusta leer, mirar series, nos ocupamos de las reparaciones de la casa, y un largo etcétera.

No somos ninguna clase de monstruos. No vamos por la vida buscando sexo desenfrenado, no pasamos todo el tiempo transformados en mujeres. Somos seres humanos con una única particularidad: nos gusta vestir las prendas propias del género opuesto. Nada más.

One thought on “¿Somos especiales?

  1. A mi algo que me sucedía de pequeño con la palabra travesti la asociaba con esos términos de prostitución etc. y me sentía un poco mal por que no quería ser así y conforme fui creciendo me pude dar cuenta que no había que asociar necesariamente a alguien asi con esos términos

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s