¿La feminofilia es un mito?

Tengo por costumbre compartir mis escritos en algunos grupos de Facebook relacionados con travestismo y feminofilia. Últimamente se han abierto debates en los comentarios entre quienes defienden que es posible ser travesti heterosexual, y quienes afirman que este concepto es tan solo una manera de ocultar o disimular una homosexualidad reprimida.

Yo no soy capaz de discernir o adivinar aquello que se encuentra en las psiques de cada persona, pero sí que puedo hablarles desde mi propia experiencia con el tema. Mi travestismo fue algo que descubrí a una edad muy temprana. Claro que, en ese entonces, no sabía que mi condición se llamaba travestismo. Tan solo me gustaba sentir la textura de las telas en mi piel e imaginar que era una niña. Tenía yo tres o cuatro años cuando esto me sucedía. A esa edad, ninguna persona ha desarrollado todavía una preferencia sexual, por eso defiendo con ahínco que mi feminofilia no tiene nada que ver con temas sexuales. Yo me vestía de mujer porque me gustaba sentirme como una, identificarme como una, no lo hacía para atraer hombres, ni con intención de gustarles.

Fui creciendo y mi travestismo siguió acompañándome. Pasé por algunas etapas de confusión, durante las que creí que, si me gustaba sentirme y vestirme como mujer, entonces debían gustarme los hombres, como si fuera una obligación, como si no hubiera alternativa. Entonces pasaba largos ratos observando a mis compañeros de la escuela, tratando de buscar en ellos algo que me agradara, que me atrajera, y me frustraba bastante al no encontrarlos atractivos. Observaba también a los galanes juveniles de aquella época, esos que acaparaban las portadas de las revistas y aparecían en videos musicales luciendo sus musculosos abdómenes. Tampoco encontré en ellos algo que me agradara.

Por el contrario, a las mujeres sí que las veía atractivas. Nunca he sentido ni la más mínima curiosidad por experimentar algo sexual ni romántico con un hombre. Ni siquiera estando transformada en Nadia. He leído testimonios de compañeras travestis que comentan que, en su rol masculino, son completamente heterosexuales, pero que, una vez travestidas, se animan a cruzar el límite de esa heterosexualidad y se prueban, por ejemplo, a besar a otra travesti o a otro hombre. Muy respetable su situación, pero a mí eso no me ocurre y estoy segura a algunas otras tampoco.

Hay también quien comenta que lo que nosotras buscamos al travestirnos es sentirnos mujeres, y en eso concuerdo al cien por ciento. En lo que difiero por completo es en la segunda parte de esta afirmación, que dice que únicamente un hombre es capaz de lograr hacernos sentir mujeres. Esta postura me parece, además de errónea, muy machista. Parece indicar que una mujer es un ser incompleto en ausencia de un hombre, y que solo en presencia de este puede alcanzar la plenitud, sentirse completa. Yo no necesito a un hombre; es más, no necesito a ninguna otra persona, hombre o mujer, para sentirme femenina. Me basta con verme transformada en el espejo para sentirme así.

Con este post no busco crear controversia, ni debates, ni peleas entre nosotras. Si alguna de ustedes se siente atraída por los hombres, o si requieren que alguien del sexo masculino valide su propia feminidad, respeto eso de manera total y no pienso cambiarlo ni convencerlas de lo contrario. Lo único que les pido es no generalizar y no tratar de imponer su realidad particular como regla general. El hecho de que alguna de ustedes haya descubierto que le gustan los hombres después de algún tiempo de travestirse, no quiere decir que sea el camino que todas nosotras hemos de recorrer.

No tengo la información suficiente para afirmar que todas las travestis son heterosexuales, pero cuento con la suficiente para decir que existe al menos una que lo es completamente: yo.

-Nadia.

4 thoughts on “¿La feminofilia es un mito?

  1. Hola, concuerdo contigo la vd no hay forma que me gusten los hombres, pero lo que creo que si me gustaria es asumir el rol de mujer por ejemplo en una cita, que te abran la puerta , bailar en el rol de mujer etc.. o asumir el rol de esposa de hacer labores domesticas, servir de comer etc.. aunque implique la presencia de un hombre no quiere decir que me atraiga, ¿Que opinas? no te ha pasado eso?

    Like

    • La ganas de ser tratada con caballerosidad sí que las he tenido. Como comentas, la fantasía de salir a una cita y ser consentida es algo que me encantaría hacer realidad. Sin embargo, ni aún así me veo acompañada de un hombre.

      Like

  2. pues te dire que en algunos grupos de travestis donde estoy he tirado post sobre feminofilia y adivina? Muchas de las que estan alli en esos donde posteo grupos se identifican al 100% con la feminofilia, es mas, se sienten tan felices de haber descubierto que son feminofilas que no pueden ni creerlo. Yo jamas nunca en la vida tendria algo con un hombre, a los sumo quiza con una travesti bien definida como tal, muy femenina en su escencia, fuera de eso sera impensable para mi estar con un chico…asi que ya tienes un abanderado mas a hacer realidad ese mito que describes…Vivan los feminofilos

    Like

  3. Totalmente de acuerdo contigo!!! Soy una mas del monton que busca sentirse complacida y bien tratada como tal sin que eso implique atraccion hacia el varon masculino o varon femenino. Te respondo de esa manera para que veas y leas que no todas queremos andar de la mano de un hombre

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s