Quiero sentirme mujer, pero soy hombre

Quiero vestirme de mujer.

Soy hombre, pero quiero sentirme mujer.

Vestirse de mujer por primera vez.

Quiero vestirme de mujer y soy niño.

Me excito poniéndome ropa de mujer.

Cómo vestirme de mujer si soy hombre.

Quiero sentirme mujer y soy hombre.

Cómo saber si eres travesti.

Estas frases aparecen en las estadísticas del blog como términos de búsqueda que los guiaron hasta aquí. Interpreto lo anterior como evidencia de que existe una cantidad de lectores que, o bien sienten la curiosidad por vestirse como mujer, o ya lo hicieron y desean saber qué les sucede. Así que este post está dirigido a ustedes. Algunos de los temas que trataré en el presente texto ya los abordé con anterioridad. Sin embargo, los retomo para tener la información condensada en un solo sitio.

Para comenzar, deben saber que existe una conducta llamada travestismo heterosexual. En ocasiones se utiliza el término feminofilia para hacer referencia a esta condición, pues la palabra travesti puede sonar un poco agresiva y tiene connotaciones que evocan impresiones erróneas y apartadas del verdadero significado. El vocablo travesti se refiere a toda persona, hombre o mujer, que cruza el límite entre las prendas socialmente etiquetadas como de hombre o de mujer. No tiene nada que ver con la identidad de género ni con la preferencia sexual. No, vestirte de mujer no significa que deben gustarte los hombres, ni que lo hagas para atraerlos. Simplemente es un gusto.

Hay en el mundo muchos como tú. No estás solo o sola. Lo que te sucede no es una enfermedad, ni una anormalidad, ni algo de lo que te tengas que avergonzar. La feminofilia existe desde que la humanidad está presente en este planeta. En todos los continentes, en todas las culturas, en todas las clases sociales, en todas las profesiones han existido siempre hombres que se sienten atraídos por vestir como lo haría una mujer, imaginarse como tal, actuar como tal por unos instantes, para después volver a su rol masculino. Somos ciudadanos con doble pasaporte que podemos habitar temporalmente en ambos lados de la frontera de los géneros.

Esta afición no te condena, no te limita ni te predispone. Tu destino no será terminar prostituyéndote. Los feminófilos vivimos vidas relativamente normales. Digo relativamente porque ninguna vida es igual a otra, pero me refiero a que nuestras vidas no difieren mucho del promedio. Tenemos pareja, un empleo estable, estudiamos una carrera o aprendemos un oficio. El gusto por transformarse en mujer tampoco significa que forzosamente deban gustarte los hombres. La enorme mayoría de nosotras somos heterosexuales, es decir, nos atraen física y sexualmente las mujeres.

Tampoco quiere decir que seas una mujer transexual. Quizá sí, quizá no, pero el travestismo no es una estación de paso para que eventualmente decidas convertirte en mujer permanentemente. En mi caso, llevo más de treinta años vistiéndome con prendas femeninas, y sigo tan a gusto con mi condición de hombre que no me interesa hacer la transición definitiva. No te asustes. Todas las personas tenemos nuestra propia identidad. Si en este momento te sientes confundido o confundida, no te presiones, descubrirás la tuya eventualmente. No hay prisa. Tienes toda una vida para descifrarlo.

Muchas de nosotras preferimos los pronombres y adjetivos femeninos y tenemos nuestro propio nombre de mujer, aunque eso tampoco es un requisito, es al gusto de cada quién. Encuentra lo que a ti te vaya mejor y te haga sentir mayor comodidad. Si lo tuyo es también adoptar un nombre femenino y los adjetivos propios del género, tienes ante ti un lienzo en blanco. ¡Puedes ponerte el nombre que quieras! Combinarlo como desees y cambiarlo cuantas veces sean necesarias hasta que encuentres el definitivo. Yo soy Nadia Mónica, pero antes de adoptar este apelativo pasé por muchos otros.

Respecto al tema de las parejas, no te voy a engañar: es difícil encontrar una que lo acepte y lo entienda. Mas no es imposible. Existen joyas de mujeres que comprenden el fenómeno y cuyo cariño y amor por ti resulta tan grande que deciden apoyarte y quererte al completo, incluyendo tu personalidad femenina. Si logras encontrar a alguien así, ¡considérate afortunado o afortunada! En cuanto a los padres, bueno, depende muchísimo de tu entorno y cada caso también es diferente. Recomiendo mucha prudencia en este sentido. Eso sí, antes de contárselo a cualquier persona, primero es necesario que tú mismo o misma entiendas qué es lo que quieres y sientes e identifiques el rumbo que quieres que tome tu vida. De nuevo, ve con calma, no hay prisa alguna.

Respecto al tema de cómo vestirse de mujer, bueno, la respuesta podría ser muy amplia dependiendo el punto de vista desde el cual se aborde la cuestión, y nunca se deja de aprender ni mejorar. Es algo complicado, pues las mujeres son mucho más complejas que nosotros. Dominar las técnicas de combinar las prendas, los colores, los estampados toma tiempo y dedicación. Del maquillaje mejor ni hablamos, pues eso da para un post completo, pero sí que hay algunas cosas básicas por las cuales comenzar.

Para empezar, depende mucho de tu situación actual. ¿Vives por tu cuenta? ¿Con tus padres? ¿Con tu pareja? ¿Con roommates? Cada situación tendría una respuesta diferente, pero asumiré que los que preguntan esto todavía viven en la casa familiar. Lo más común es ataviarte con la ropa de tu mamá o tus hermanas. Si es así y quieres evitar que te descubran, ten mucho cuidado de no manchar ni ensuciar nada, y dejar todo justo como lo encontraste, poniendo especial atención en los dobleces y la posición de cada prenda.

Necesitarás al menos una blusa y una falda. Creo que esos dos elementos son los más básicos para iniciar. Ve a un lugar seguro, como tu habitación si no la compartes o sabes que estarás en soledad, o quizá el baño. Despójate de tu indumentaria masculina y colócate las prendas de mujer. Pero, ¡ten cuidado! Es muy probable (y dependiendo de tu edad) que la sensación te cause una erección. Si la excitación se apodera de ti y no puedes evitar autoestimularte, nuevamente, revisa que no manches las prendas.

Al terminar, las probabilidades dictan que es posible que te sientas con culpa y que te prometas que nunca más lo volverás a hacer. Es normal. Y, de una vez te adelanto, no podrás cumplir esa promesa, porque las ganas volverán una y otra vez y serán cada vez más fuertes. Mejor deja de limitarte, encuentra maneras de manejar esa culpa pero sin hacer juramentos que no vas a cumplir.

Listo, te has vestido de mujer por primera vez. ¿Lo disfrutaste? Apuesto a que sí. ¡Bienvenida al mundo de la feminofilia! A partir de este punto empezarás a recorrer un largo andar en el que cada vez querrás ir más y más allá, mejorando tu imagen, tus poses, tus movimientos, y creando tu propio estilo femenino. Pero ve con calma y disfruta el proceso, ya que la feminofilia es algo que te acompañará durante toda tu vida. Sé cauto o cauta y no dejes evidencias que delaten tu actividad. Si compras tus propias prendas, asegúrate de tener un lugar apropiado para guardarlas. También es importante tener a la mano un paquete de toallas desmaquillantes, para que el día que decidas experimentar con sombras o labiales, no quede rastro alguno de que lo hiciste.

Para el punto de querer sentirte mujer no tengo ningún consejo. Creo que, desde el momento en que buscas esa frase en internet, es porque ya te sientes mujer. Obsérvalas con ojos de aprendiz. Ve cómo se mueven, como se expresan, como se sientan, cómo caminan, pero, sobre todo, cómo piensan y cómo expresan su feminidad. ¡Buena suerte en este camino, hermana feminófila! Ojalá que lo disfrutes mucho.

One thought on “Quiero sentirme mujer, pero soy hombre

  1. Justo asi me sucede me juré no hacerlo mas pero no pude y cada que lo hago lo disfruto aun no he logrado una transformacion completa pero se que algun dia sucederá

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s