La construcción de mi identidad femenina

Ser travesti es complicado por muchas razones, pero entre ellas se encuentra la identidad. ¿Somos hombres que se visten como mujeres? ¿Somos mujeres que se disfrazan de hombre todos los días? ¿Somos una mezcla de ambas facetas sin acabar de ser ni la una ni la otra? Vaya, estas preguntas lucen dignas de un diván de terapeuta, y definitivamente aquí no tendrán una respuesta aclaratoria. Sin embargo, puedo decir que me siento muy orgullosa de mi identidad de mujer, misma que he ido construyendo con el pasar de los años, y se ha afianzado en paralelo con mi identidad masculina, hasta un punto en el que las dos han alcanzado el punto de fusión.

Anteriormente yo era muy celosa con la separación de mis dos personalidades, y me esforzaba por evitar la mezcla entre una y otra.

“A Nadia le gusta el Pop y a mi lado masculino el Rock y el Metal”

“Nadia ve chick flicks y mi lado masculino ve películas de acción o de suspenso”

“Nadia lee novelas rosas y mi lado masculino prefiere la divulgación científica o la ciencia ficción”

“Mi lado masculino es procrastinador, mientras que Nadia es responsable y productiva”

Todas estas frases se expresaban en mi cerebro a manera de pensamientos y reflexiones, hasta que me di cuenta de lo agotador que resulta mantener dos personalidades separadas. En algún punto de mi evolución y maduración como individuo, me di cuenta que Nadia y mi “lado masculino” no somos dos personas distintas ni independientes. No somos divisibles. No tengo doble personalidad ni síndrome de bipolaridad. No somos dos almas habitando un mismo cuerpo ni un cerebro partido por la mitad. Somos la misma persona.

En el sentido más estricto, Nadia ni siquiera existe. Nadia es el nombre que yo mismo (como hombre) le di a la necesidad de expresar mi lado femenino sobredesarrollado, pero no es otra persona. Soy yo. A mí me gusta tanto el Pop como el Rock, los filmes de comedia romántica y las películas de miedo, las novelas con final feliz y el suspenso a lo Stephen King, soy yo quien a veces se levanta con más ganas de hacer las cosas que el día anterior o la semana pasada.

Con el pasar del tiempo he aprendido esta lección. Sí, es verdad que tengo un lado femenino, lo llamo Nadia Mónica, y bajo ese pseudónimo me comporto de una manera diferente a como lo hago en mi vida diaria y cotidiana, pero ella no es alguien que exista por sí misma. Claro que es la responsable de muchos aspectos de mi personalidad, que me hacen exhibir comportamientos sociales que difieren al de los no-travestis, y que tal vez, solo tal vez, me dotan de una capacidad un poco mayor para entender a las mujeres.

A través de la línea del tiempo he tenido varios nombres de mujer, cosa que ya conté en un post anterior. He sido Paola, Karla, Marlenne, Karissa, Valeria, Sharely, Melissa, Andrea, Denisse y varios de los que no me acuerdo, pero todos esos son solo alias que me sirven para meterme en un personaje que al principio yo creé, pero que se fue fundiendo conmigo hasta que la línea de distinción se hizo invisible. Es importante también tener en cuenta que, así como sucede en la industria cinematográfica, los personajes no necesariamente tienen la misma edad que el actor o la actriz que los interpreta. Puede que incluso un personaje nunca envejezca, pero no es el caso de esa mujer a la que decidí llamar Nadia. Reitero, ella no es un personaje, soy yo. Yo envejezco y ella envejece conmigo. Ella madura conmigo. He conocido a algunas feminófilas que avanzan a través del tiempo y van creciendo, pero que dejan a su lado femenino congelado en una cierta edad o época. Ellos viven en sus cuarenta o cincuenta y creen que todavía tienen la edad para que su alter ego luzca una minifalda o una blusa sin mangas como lo haría una veinteañera. Aprendamos que la vida se mueve y algunas cosas ya no van con nuestra edad. Siempre encontraremos prendas que nos permitan lucir lo más bellas posibles, en lugar de apostar por lo que puede verse fuera de lugar.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s