Tips para sentirte mujer en la oficina

Si por mí fuera, estaría vestida de mujer en todo momento. Los sesenta segundos del minuto, los sesenta minutos de la hora, las veinticuatro horas del día, los siete días de la semana, las cincuenta y dos semanas del año, los ochenta añ… todo el tiempo, pues. Me encanta estar transformada en mujer, y poder estarlo es para mí una de las mejores cosas de la vida. No exagero al decir que me siento plena y completa solamente cuando estoy vestida de manera femenina de pies a cabeza.

En un mundo ideal, todos seríamos libres de vestirnos y conducirnos por la vida como nos sintiéramos más cómodos, sin tener que dar explicaciones al respecto. La ropa con la que decidamos ataviarnos no nos hace mejores ni peores personas, no determina nuestra identidad de género ni nuestras preferencias sexuales, no afecta la productividad laboral ni la capacidad intelectual. No tiene influencia alguna en las habilidades que desarrollamos. Básicamente, más allá de los prejuicios religiosos y morales, no hay una razón válida para no acudir con falda a trabajar si eres hombre y así te place.

Pero, lamentablemente, no vivimos esa utopía. Estamos muy lejos de habitar en un mundo ideal, y en este, si bien podemos transgredir ciertas reglas y hay valientes que se atreven a desafiarlas por completo, la inmensa mayoría de nosotras no podemos darnos el lujo de salir a la calle vestidas como más nos gustaría. Puede ser por el temor al rechazo, a las agresiones, a las burlas o un sinfín de razones, pero simplemente para nosotras luce como un sueño inalcanzable.

Pero ¡hey! Que eso no nos desanime. Aunque no todos los que nos rodean puedan darse cuenta de la feminidad que irradia nuestro ser interior, sí hay algunas cosas que podemos hacer para sentirnos en contacto con nuestro lado de mujer mientras nos vemos forzadas a proyectar la apariencia masculina en el exterior. Yo suelo hacer algunas veces cosas como:

Usar ropa de mujer debajo de la de hombre. Un clasicazo que no falla. Pero cabe hacer la aclaración de que no es buena idea usar cualquier prenda, porque existen algunas que, después de un rato, ya no las sientes y no sirve de nada traerlas. Otras pueden notarse y delatar su presencia cuando se hacen ciertos movimientos o posturas. Mi recomendación: pantimedias. Todo el día se sienten ceñidas a las piernas y no se marcan ni sobresalen de ninguna manera. Otra buena idea en este sentido son los bralettes. Busca que no tengan copa con relleno ni varillas, de manera que no hagan mucho bulto bajo la ropa. También asegúrate de que no tengan breteles en los tirantes, porque esos sí se marcan bajo la camisa o playera.

Ir al baño sentada. Esta es otra acción sencilla que puedes llevar a cabo sin que nadie se dé cuenta y te hará sentir muy femenina. Bueno, si decides seguir mi consejo anterior de llevar pantimedias bajo tu ropa masculina, subirá el grado de complejidad, porque hay que bajarlas y luego subirlas, cosa que suele ser latosa, pero tiene su encanto y te sentirás como una auténtica mujer. ¡Bienvenida a su mundo! Un beneficio extra de esta actividad es que, de acuerdo a un artículo de la BBC, existen teorías acerca de que esta posición puede traer beneficios a la salud. Aunque no está comprobado.

Usar toallas sanitarias. Sí, sé que no tienen ninguna utilidad para nuestra fisonomía y son completamente innecesarias para nosotras as feminófilas, pero tienen un significado inherentemente femenino. Son posiblemente el artículo más femenino que existe, así que su utilización brinda una buena dosis de sentimientos acordes a ese hecho. Más que las toallas sanitarias, que son generalmente grandes, estorbosas e incómodas, recomiendo el uso de pantiprotectores. Son más pequeños y discretos. La ventaja de estos es que son relativamente baratos. Una bolsita con veinte piezas la puedes conseguir desde $25 MXN y se oculta sin problemas en algún compartimento de tu mochila.

Utilizar una infinitesimal cantidad de maquillaje. Por lo regular escojo sombra, pues a mí me genera una sensación más alta de feminidad. No se trata de que se note, pues el objetivo no es ese. Basta solo con que, cada que voy al baño y me miro al espejo mientras me lavo las manos, yo sepa que está ahí y me haga sentir como toda una señorita. Una sola pasada de la brocha será suficiente, porque si se aplica más, se genera el riesgo de que se note demasiado.

Cruzar la pierna “como mujer” bajo el escritorio o a la hora de la comida. Lo pongo entrecomillado debido a que esta postura y su relación con lo femíneo es más bien cultural. En mi entorno se asocia el cruce de piernas tobillo-sobre-rodilla como la del hombre, y la pantorrilla-sobre-rodilla como la de la mujer. Pero esto no necesariamente es así en todas las regiones. Hay hombres que no se relacionan de manera alguna con lo femenino que adoptan el cruce pantorrilla-sobre-rodilla por comodidad o costumbre. En fin, como en mi entorno sí hay una marcada diferencia entre uno y otro (así de absurdos somos como sociedad), escojo el identificado para las mujeres cuando deseo sentirme como tal.

Traer accesorios femeninos. Anillos o pulseras son las opciones más comúnmente elegidas en este apartado. Entre más pequeño, mejor. Insisto, no se trata de anunciar “¡oye, mírame! ¡Me siento mujer!”, sino de que solo nosotras lo sepamos. Al estar escribiendo en la computadora y ver el anillo o la pulsera en nuestro dedo o muñeca respectivamente, estaremos en contacto con esa sensación femenil. Ahora que, si no deseas que el anillo sea visible en tus dedos, puedes colocarlo en algún dedo de los pies. A cada paso te sentirás como una nena. En tiendas como TodoModa o similares puedes encontrar excelentes opciones a precios muy accesibles.

Pintar las uñas con barniz transparente. Se siente maravilloso traer las uñas pintadas, y aunque hay hombres que lo hacen con regularidad, son muy pocos y se sigue asociando el hecho con lo afeminado. Ya saben: tabúes, tabúes y más tabúes. Para evitar miradas indiscretas, si tienes ganas de pintarte las uñas, hazlo y cúbrelas solo con barniz transparente. Solo que sé precavida; quizá sea transparente, pero brilla, y alguien curioso podría darse cuenta sin mucha dificultad. Puedes optar por pintar solo una, como una solución ante este hecho.

Adornar el espacio con una planta o un elemento de decoración femenina. Si tu trabajo es de oficina y tienes un lugar asignado, hay varias cosas que puedes hacer para darle el toque feminófilo: una planta pequeña, una taza de colores delicados, libretas diseñadas para mujeres, lápices o lapiceros en tonos pastel, notas adheribles en formas de flor, mariposa o lo que más te agrade. La imaginación es el límite.

¿Se te ocurre alguna otra cosa para estar en contacto discreto con nuestra feminofilia? Déjala en los comentarios, todas te lo agradeceremos.

-Nadia.

4 thoughts on “Tips para sentirte mujer en la oficina

  1. Capturas perfectamente la intención detras de cada detalle , aqui algunos tips:

    En temporada de frio usar chalecos tipo salvavidas o marty mcfly ayuda perfecto a disimular el brassier que ademas se siente super presente durante el día , ademas tendras un premio adicional al llegar a casa y notar las marcas en la espalda y el costado

    Evaluar mentalmente el outfit de las compañeras e imaginar que estaria usando yo ese día, si se veria mejor con medias naturales o negras, si los tacones combinan etc,,

    Like

    • Oye, ¡ese tip del chaleco es muy bueno! Nunca se me había ocurrido. Por cierto, amé la referencia a Marty McFly. ¡Evaluar los atuendos de mis compañeras también me resulta algo muy entretenido!

      Like

  2. Muchas veces me he dado unos retoques con maquillaje liquido para verme más lind@…lo difumino muy bien y luego…donde se observa muy evidente le quito el exceso con una toallita Kleneex -que trampos@ verdad- jajaja, pero eso sí…quedas muy lindo. Otra cosa q hago es enchinarme un poco más mis pestañas con una tarjeta y quedan muy padres. En resumen…tengo esos detalles femeninos conmigo y claro, el q mas me gusta es ponerme unas pantimedias bajo el pantalón y claro, el más tiempo q me es posible me cruzo la pierna muy femenina. Es super excitante hacerlo.

    Like

    • ¡Muy buenos tips! Ese del maquillaje es excelente. En cuanto a las pestañas, yo a veces también lo hacía, pero sentía que levantaba algunas miradas escrutadoras. Aunque igual era solo mi imaginación paranóica.

      Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s