Mi salida del clóset como travesti. Prólogo.

El momento de confesarle a alguien un gusto culpable o del que, por alguna razón, nos avergonzamos, es algo que por instinto tratamos de evitar. Con mayor razón si ese gusto se trata de utilizar prendas del género femenino, maquillaje, zapatos de tacón, pelucas y demás parafernalia relacionada al travestismo o feminofilia. Es por ello que, a través de platicarles mi experiencia, busco arrojar un poco de luz acerca de cómo hacerlo, si es que ya lo han meditado y concluido que contarle a alguien esta afición es lo más conveniente para ustedes.

Ya he comentado que mi gusto por lo femenino lo descubrí desde una edad muy temprana, y también que mis papás me descubrieron en flagrancia en algunas ocasiones alrededor de los 10 u 11 años de edad, y en otras, si bien no me encontraban ataviada con faldita o vestido, sí que encontraban los precarios escondites de ropa de mujer en mi habitación, exigiendo explicaciones inmediatas. Eso me sirvió para ser más cuidadosa en mi andar travesti a partir de mi adolescencia.

Como hombre, soy completamente heterosexual, o sea que siento atracción física y sexual exclusivamente por las mujeres, y a partir de la secundaria comencé a tener algunas novias. En paralelo yo vivía una etapa de autodescubrimiento y aceptación, poco a poco iba entendiendo que había más hombres como yo y eso me dio más confianza y seguridad. Ninguna de estas parejas supo ni sospechó nunca de mi condición de feminofilia.

Ya durante veintes, mis papás pensaban que mis episodios de vestirme de mujer habían quedado en el pasado como simples fantasías infantiles, así que yo vivía una doble vida en ese momento más que en cualquier otro; tenía una personalidad ante la sociedad, pero era una muy diferente en los momentos en los que me quedaba a solas. Así fue pasando el tiempo, que alternaba entre comprar unas pocas prendas, usarlas por unos meses y luego desecharlas por la imposibilidad de guardarlas en un escondite seguro y permanente.

Eventualmente entré a la universidad y ahí conocí a la chica que, al día de hoy, es el amor de mi vida (aunque, desafortunadamente, ya no seguimos juntas). Fue sin duda la relación más seria, formal, duradera y bonita que he tenido hasta el momento. Para este punto, yo llevaba ya bastantes años vistiéndome de mujer en la intimidad y había aceptado por completo esta dualidad, que sabía (creía yo) manejar con maestría, pero comenzaba a sentir el gusanito de querer “salir del clóset”, pues ya me había aburrido de disfrutar en soledad de esta experiencia femenina, y tener que relegarme a las sombras y la clandestinidad.

Después de más o menos tres años de relación, comencé a plantearme seriamente la posibilidad de confesarle mi travestismo, debido a que ya habíamos tenido pláticas de casarnos, formar una familia y compartir juntos nuestra existencia. Ella merecía saber exactamente con quién estaba, quién era aquel hombre con quien tenía planeado comprometerse ante las leyes humanas y espirituales. Sin embargo, yo era presa fácil del pánico que, estoy segura, hemos sentido todas a la hora de plantearnos decirle a nuestra pareja esto que nos gusta hacer, del miedo a que reaccionara mal, que no comprendiera y decidiera dejarme para siempre.

Así que comencé a experimentar. Pensé ¿qué es lo que hace un deportista o un músico antes de una competencia o un concierto? Entrenar. Ensayar. No llega el atleta a la pista y comienza a correr despavorido buscando llegar a la meta sin antes hacer estiramientos, calentar, hacer algunos sprints, medir sus tiempos. Entonces eso hice yo; decidí contar mi secreto primeramente a un par de amigas y a una de mis primas y ver su reacción. De esto les platicaré en la segunda parte de este post.

Mi salida del clóset como travesti. La confesión.

Mi salida del clóset como travesti. Se lo digo a mi novia.

Mi salida del clóset como travesti. El desenlace.

4 thoughts on “Mi salida del clóset como travesti. Prólogo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s