Propósitos de año nuevo de una feminófila.

femininity.jpg

El primer mes de 2018 está a punto de acabar, y yo apenas vengo a escribir mis propósitos para este año, pero ya dice el dicho que “más vale tarde que nunca” y además, creo que 11 meses son suficientes para cumplir lo que tengo en mente lograr como mujer en estos 334 días. Así que sin más preámbulo, mis objetivos 2018.

1.- Vestirme de novia. Ya lo vengo postergando desde hace varios años, y las razones principales han sido la económica y la logística, ya que no es nada barato comprar un vestido de novia, y guardarlo sin que mis padres lo descubran es tarea imposible. El plan para este año es comprar las telas y mandarlo hacer a medida, y guardarlo en la casa de mi novia.

2.- Bajar de peso para lucir más femenina. No quiero cambiar mi cuerpo para que parezca de mujer, pero sí bajar los kilos que me sobran para no tener lonja. De esa manera me sentiré más segura usando ropa ajustada o vestidos más pegados.

3.- Dormir con ropa de mujer más seguido. El plan es hacerlo todas las noches, pero sé que no siempre tendré ocasión de hacerlo. Pongámosle número: dormir 200 noches del año como mujer.

4.- Salir a la calle vestida de mujer. Me da pánico, pero también es una espinita clavada que me quiero sacar. Es cuestión de encontrar una zona que sea tolerante con mi condición y animarme a hacerlo.

5.- Aprender a maquillarme. Creo que he mejorado mucho en mis primitivas técnicas de maquillaje, pero quiero aprovechar este año para realmente aprender más trucos y secretos, además de adquirir más maquillaje, que me fascina.

Ahí están, 5 objetivos para mi ser feminófilo que planeo cumplir durante 2018. ¿Cuáles son los tuyos?

Texturas

94778f948e38106dd990dd20bd8c1191

Una de las muchas ventajas que tiene gustar de la ropa femenina, es la amplia variedad de prendas que se tienen para escoger,. En contraste con un guardarropa masculino, que se reduce a trajes, camisas, pantalones y zapatos de colores mayormente oscuros, un closet femenino es vivo, con colores que abarcan todo el rango visible del espectro electromagnético; faldas, minifaldas, vestidos, blusas, pantalones, medias, lencería… un amplio etcétera. Y, además de los tipos de prendas, tenemos las texturas, que son el tema de este post.

13094277_1163152580396116_6021768276940886757_n

En mi caso, una gran parte de mi feminofilia está ligada directamente a las texturas, ya que la mayoría de las telas con las que se fabrican las prendas femeninas no están disponibles para ropa masculina y, si lo están, lucen bastante ridículas (como las camisas de seda, por ejemplo).

Seda, satén, encaje, nailon, lycra, charmeusse, raso, tul, tafetán y tantas otras que me hacen navegar por un mar de sensaciones deliciosas, cuando dichas telas entran en contacto con mi piel recién depilada. Cerrar los ojos y concentrarse en la manera en que las prendas me acarician, produciendo escalofríos y piel de gallina mientras me coloco un camisón para dormir. Sonreír al sentir las medias bajo mi pantalón de hombre en el trabajo y que nadie sospeche que las llevo puestas. Colocarse una falda y reparar en su suave caricia a cada paso.

5abc1ae2a0277ea72e83042bd052e168

Por todas estas cosas agradezco haber tenido la oportunidad de ser feminófila, porque, de no serlo, me estaría perdiendo de mucho.

 

Un relato de travestismo heterosexual, parte 2.

Capítulo 1.

No tengo claro cuándo nací, pero sé que Rodrigo era muy joven la primera vez que yo me aparecí en su vida. Ese día tomé conciencia de mi vida por vez primera. Recuerdo perfectamente el momento: los padres de Rodrigo (que al fin y al cabo son también mis padres), lo habían llevado a visitar a sus tíos Alejandro y Josefina, y a su fastidiosa prima Valeria, tres años mayor que nosotros y poseedora de una actitud desesperante, altiva y desafiante, producto de que sus padres siempre la dejaran salirse con la suya.

En el interior de la casa, mientras los adultos socializaban entre sí en la sala bebiendo limonada recién preparada y degustando cuadritos de distintos tipos de queso, en su habitación Valeria le mostraba a Rodrigo la mochila que sus padres le habían comprado para su primer día de educación secundaria.

-Lo mejor de todo es que no tengo que cargarla todo el día, porque tiene ruedas –decía Valeria con presunción-. ¿Tu mochila tiene ruedas también?

-No –contestó Rodrigo con indiferencia-, pero tiene dibujos de los Caballeros de Zodíaco en lugar de esos horribles unicornios que tiene la tuya.

Sin saber qué responder ante la obvia falta de interés de Rodrigo por su mochila, Valeria se dirigió al clóset y saco de él su nuevo y reluciente uniforme escolar, consistente en una playera blanca de manga corta con el escudo de la escuela bordado en el pecho, a la altura del corazón, y el nombre de la institución escrito en letras azul marino en el cuello; un suéter del mismo tono de azul con tres botones dorados con el mismo escudo escolar de la playera, pero esta vez bordado en color café, un par de calcetas blancas hasta la rodilla, y la joya de la corona: una falda café tableada que llegaba apenas debajo de los muslos.

Una vez que Rodrigo vio aquélla hermosa falda, tuvo la necesidad psicológica de encontrar la manera de ponérsela. No alguna otra. No una similar. Esa falda, la de su prima Valeria. El siguiente paso obvio era, por supuesto, encontrar la manera de tener acceso a esa prenda. La consentida e irritable niña seguía balbuceando tonterías, pero Rodrigo escuchaba su voz sólo como un chillido lejano e incomprensible. Por supuesto la miraba a los ojos mientras fingía escucharla, pero su cerebro estaba concentrado ideando un plan para no salir de esa casa sin haber conseguido saber qué se sentía portar la gloriosa falda.

-Eres una tonta –dijo Rodrigo de pronto, interrumpiendo la perorata de Valeria-. El lunes entrarás a la secundaria y no sabes ni siquiera escribir bien.

Los ojos de Valeria, que a Rodrigo siempre le habían parecido ridículamente separados de sus cejas, se abrieron como platos.

-¿Disculpa? –Replicó ésta, exhalando aire y sonriendo de manera cínica-. Mi ortografía y mi gramática fueron las mejores de toda mi escuela. Puedo escribir correctamente cualquier palabra que conozcas, que de seguro deben ser muy pocas.

-¿Estarías dispuesta a apostar? –Los ojos de Rodrigo brillaban con la luz propia de la esperanza.

-Desde luego. Apostaré lo que quieras.

En ese momento Rodrigo supo que tenía una oportunidad. Él la había creado y estaba a punto de aprovecharla.

-Lo que quiera, ¡eh! Pues si yo gano, tendrás que cortarte el cabello. –Rodrigo sabía que era mucho pedir, pero debía apostar en grande si quería que su “castigo” fuera lo que tenía en mente. Esperó y observó la reacción de su consentida prima. Su cabello era algo muy valioso para ella, pero Rodrigo sabía de antemano, desde antes de lanzar la apuesta, que la ortografía de su prima era perfecta, así que tan alto precio no debería ser un problema para ella. Los ojos de Valeria vacilaron y su expresión pasó de lo divertido a lo retador.

-De acuerdo –dijo luego de clavar la mirada en los ojos cafés alargados de Rodrigo-. Pero tú deberás apostar algo igual de valioso que mi cabello.

-Tú dilo y yo diré si lo acepto o no.

Valeria examinaba a su primo detenidamente, tratando de encontrar algo que para él fuera tan significativo como lo era su cabellera para ella.

-Si yo me arriesgo a perder mi cabellera, tú te arriesgarás a perder a tu mascota -dijo por fin la pequeña Valeria jugueteando con un mechón-, sé que la quieres tanto como yo a mi hermoso cabello.

La decepción fue patente en el rostro de Rodrigo. Su plan no había funcionado. –

-Apostaría a Pulgoso sin dudarlo -éste era el nombre de nuestro perro-, pero no tendría una excusa para decirles a mis papás por qué te lo doy. Tengo una mejor idea -la tentación por portar esa falda era más fuerte que la sensatez, así que, en un impulso, puso todos los huevos en la canasta y se lanzó al abismo sin arnés, esperando que la caída no fuera tan dura-. Si yo pierdo, usaré tu uniforme de la secundaria.

El silencio y la tensión se hicieron en la habitación. La incomodidad de ambos era palpable en el ambiente. ¿Habría mordido Valeria el anzuelo? ¿A caso Rodrigo había sido muy obvio y dejado ver sus ganas por travestirse? A través de la expresión de Valeria no permeaba ninguna pista de lo que estaba pensando. La mente de Rodrigo dejaba ver las primeras perlas de sudor frío y notaba una sensación que le recorría la espalda y lo hizo estremecer. El tiempo parecía haberse congelado. Para Rodrigo, daba la sensación de que todo en el mundo estaba detenido: las personas, los autos, las fábricas… imaginó que la gente en Times Square estaba anonadada viendo en los monitores gigantes la cara de su prima Valeria, todos expectantes por una respuesta; y llegó.

 

Parte 3.

Parte 1.

Un relato de travestismo heterosexual, parte 1.

Prólogo.
Primero Rodrigo me puso la ropa interior. Eran unas pantaletas de satín color blanco que se sentían muy suaves al contacto con mi piel. Enseguida me sentó en la cama. Abrió con sumo cuidado el paquete donde estaban las pantimedias y las sacó teniendo cuidado de concentrarse en la textura que las mismas dejaban sentir en las yemas de sus dedos. Con destreza las enrolló hasta la punta e introdujo mi pie derecho en la abertura. La sensación mientras se desenrollaban a lo largo de mi pierna me produjo escalofríos y una gran excitación. Repitió el proceso con la pierna izquierda, y para este punto mi corazón latía desbocado. De mi frente brotaban perlas de sudor y mis ojos cafés parecían negros a causa de la dilatación de mis pupilas.

Ya con las medias puestas, me levantó de la cama y me llevó hasta el clóset ubicado a la derecha de la puerta de la habitación. Los seis pasos existentes entre la cama y el guardarropa me parecieron infinitos, a causa del temblor de mis piernas resultado de la adrenalina que fluía por todo mi cuerpo. Él se agachó para abrir el último cajón y buscó algo escondido entre calcetines y bóxeres descoloridos y aburridos, hasta que encontró el sujetador blanco a juego con las pantaletas. Tenía el sujetador en la mano cuando de pronto la puerta de la habitación se abrió. Los dos nos quedamos congelados. Estáticos. Su madre nos observaba desde el umbral con una mirada que reflejaba incredulidad, tristeza y coraje a partes iguales.

-Rodrigo, ¿qué estás haciendo? –Exclamó su madre. Una lágrima caía ya por su mejilla izquierda, a la altura del prominente pómulo-. ¡Quítate ahora mismo esa ropa de mujer! ¿De dónde la has sacado?

Mi nombre es Paola. Soy la versión femenina de Rodrigo, quien es un hombre heterosexual que disfruta de transformarse en mujer (en mí) de cuando en cuando. Esta es su historia, pero permítanme contarla desde el inicio.
Capítulo I.

Parte 2.